El cuento de Mini-Fu: Los cerdicornios. Primera parte

Cómo hacer cerdicornios con tubos de papel reciclados

Hi, degustadores de patas negras de avestruces

Bienvenidos a la primera parte de "El cuento de Mini-Fu: Los cerdicornios". Hoy veremos como se hacen unos preciosos animalitos mezcla de cerdos y unicornios; el cerdicornio, mi animal preferido. Vamos a usar tubos de papel del culo higiénico, algo de pintura, un poco de papel de ojete, unos pinceles, corchos y cola mezclada con agua, la cola es la del carpintero no la de la Mixa mua ja ja. Vamos allá.

Los cojines también sabemos escribir

Tag, escribiendo a mano - El Observatorio de Mini-Fu


Bienvenidos a otra apasionante entrada para hacer de relleno. Esta vez le copié la idea a Naiara de El Faro de Arcadia. Es el típico preguntas + respuestas de toda la vida con un pequeño cambio; tiene que estar escrito a mano, ¡pero si yo no tengo manos! Bueno, lo he hecho igual que cuando utilizo el ordenador, a golpe de pestañeos. Es por eso que he tardado tanto, ya que pasar mi lenguaje de pestañeo a vuestro lenguaje escrito me ha llevado un tiempo. Así que sin más tonterías que seguramente a nadie le importe os dejo lo que me ha quedado. 

Si no os importa es que no amáis a los gatitos, ya que ellos son curiosos y por ende vosotros lo tendríais que ser... malas personas. 

Blogger Recognition Award


Concedido el Blogger Recognition Award a Mini-Fu


Hi, yo quería el Premio Nobel de los limones pero de momento me contento con este Blogger Recognition

Pues desde hace un par de días un tipo que se llama Lord Cubee aka Manuel Rodríguez, ¿o será al revés?, me dejó un comentario en el blog y antes de adularle he querido echar un vistazo a su blog, que se llama De cubeecraft y algo más y me ha gustado mucho. ¡Caray si deja plantillas de cubeecraft como no me va a gustar!

Pues eso, después de intercambiar unas palabras me ha dado una sorpresa; nominarme a Blogger Recognition Award.


Entradas populares

suscribirse

* Campo requerido, si no como te voy a enviar el e-mail...¡Cerdicornio!